martes, marzo 24, 2009

Digresión sobre la poesía, la vanguardia y Martín Adán

Siempre he visto con ironía a la gente que se cree poeta y no ha publicado ningún libro. Más aún aquellos que creen que están creando algo novedoso. Si se leyera un poco mas se darían cuenta de la huella de su afán de novedad en anteriores escuelas literarias. Que la vanguardia de ahora es solo un discurso pastiche acrítico.
Cualquier persona puede ser poeta. Pero se necesita tener el don. Y una vez teniendo ese don formarlo con lecturas y aprendizaje de la tradición. Después si aún lo desea podrá crear un nuevo sendero y si lo desea quemar el bosque.
Quizás regresar a ciertas formas clásicas para subvertirlas sea una actitud autentica de rebeldía.
Comparto con ustedes este soneto de Martín Adán donde indaga en la esencia de la poesía. Adán según José Carlos Mariátegui creó el Anti-soneto.


POESÍA, MANO VACÍA

Poesía mano vacía…
Poesía, mano empuñada
Por furor para con su nada
Ante atroz tesoro del Día…

Poesía, la casa umbría
La defuera de mi pisada…
Poesía, la aún no hallada
Casa que asaz busco en la mía…

Poesía se está defuera:
Poesía es una quimera…
¡A la vez a la voz y al dios!…

Poesía no dice nada:
Poesía se está, callada,
Escuchando su propia voz.

2 comentarios:

sedemiuqse dijo...

El poeama me ha gustado mucho. Y tu comentario me ha llegado dentro.
Y lo compendo. Para mí poeta son palabras mayores. No me gusta que a mi me nombren así es rebajar un don tan explendido.... yo solo escribo lo que siento....

Besos y amor
je

Leo Zelada Grajeda dijo...

Es verdad. Como dice Carlos Edmundo de Ory:" Poetas hay muy pocos".