viernes, mayo 08, 2009

Ha muerto mi padre. Ha muerto un Amauta Inka

Braulio Grajeda Challco


Ha muerto mi padre biológico. Mi relación con el siempre fue conflictiva. Estos años han sido duros para mí. He visto morir a mis mejores amigos y a los que consideraba mis padres. He tratado de ser un tronco de madera. De no pensar en ello. Pensé que en España podía iniciar una nueva vida alejado del pasado. Pero hoy ha muerto mi padre.
Digo mi padre varias veces, porque el era un ser distante y extraño. Nunca nos dimos un abrazo. Siempre discutíamos. Y sin embargo siempre lo he sentido cercano. No lo puedo ver como mi padre, porque no me crié con el. Pero quizás nunca pude evadirme de su sombra.
He recibido la noticia por mail. Todo es tan aséptico. He seguido trabajando como si no hubiera pasado nada. Pero se me acaba de malograr el portátil y se ha roto mi móvil. Para no explotar me he ido a caminar por la gran Vía. En Plaza España me he puesto a contemplar las palomas. Más tarde haré le tertulia y pondré mi cara de jugador de naipes. En la madrugada cuando este bastante ebrio tal vez pueda asumir este luto.
Un día le pregunte a mi hermana ¿porque el era tan lejano y me dijo: “tienes que entenderlo. El nació y se crió en una comunidad indígena a 5000 metros sobre el nivel del mar en un lugar donde la gente casi no se habla. Fue un niño introvertido. Su primer idioma fue el quechua y cuando se fue a Quillabamba a vivir con sus padres y tíos, vio como el ejército los masacraba a todos ellos. El nunca se ha recuperado de ese trauma...”
Ahora ha pasado el tiempo. Yo con mis propios ojos he tenido que ver otras guerras y no sabes como te entiendo ahora. Tus silencios son ahora mis silencios. Nunca te llame padre. Se que tenias muchas esperanzas en mi. Por eso me llamaste Tupaj Amaru.Lo supe por mi hermana. Que querías que escribiera en quechua. Las promesas que te hice antes de venirme a este país las cumpliré. Quiero que lo sepas.
Toda tu vida luchaste por nuestra lengua, por nuestra cultura, por nuestras raíces. Nunca me olvidare de ello. Fuiste el último Amauta de nuestra estirpe.. Regresa a la madre tierra. Que los Apus cuiden tu cuerpo.
No estaré en tu entierro, ni quemare mis pestañas -como hacían los inkas- en tu velorio. No estaré en tu despedida y ello me hace quebrarme. Pero aquí desde lejos, desde la tierra de Castilla quiero que sepas que luchare. Nunca me daré por vencido. Nunca te olvidare.

23 comentarios:

Marina Centeno dijo...

Poeta, tu pulso se quiebra en la palabra. Permíteme aminorar la perdida, ofreciendo mis brazos lejanos y mexicanos para consolarte.

Tal vez no necesites consuelo, Poeta, tal vez tan solo necesitas silencio.....silencio...

¡Qué sé yo lo que necesitas, Poeta!, pero tus palabras me han encaminado a ese pasado y ese presente en donde la semblanza de un padre se agiganta y se desmorona, se alza y cae... han cercanías tan lejanas.....tan lejanas...

(sin correcciones tal cual me salió el sentimiento al leerte, Poeta)

Saludos.

kngsuggar dijo...

Mis sinceras condolencias, tu historia, la de tu padre me es tan familiar que casi parece un familiar cercano. Es cierto, cómo juzgar la dureza de un padre, si no vivimos en su pellejo lo duro que ha sido la vida en muchos rincones de nuestra América.

Un abrazo.

Neorrabioso dijo...

Abrazos, Leo.

Hasta pronto.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

texto hondo, conmovedor, precioso. un placer conocerte leo

JAGUAR NEGRO dijo...

Hermano poeta, hermano de raza de águila a cóndor reciba usted mi canto, mi abrazo, mi lágrima, mi respeto y adimiracion y amistad, y en este momento de nubes negras, en este momento que esta usted entre la ceniza del duelo le digo que espero, estoy seguro que renacerá y volará grande porque en sus alas, en el susurro del viento su padre le acompaña.
Con todo respeto estoy contigo Leo.
Desde el continente nuestro un abrazo solidario y dolido de su hermano y amigo poeta EKTOR ZETTA EK BALAM

Anónimo dijo...

No sé cómo consolarte en la distancia, pero quiero hacerlo.
No estás solo.
Un abrazo
Paqui

Paula Malugani dijo...

Querido Leo, tus letras de hoy tocaron el lado más blanco y helado de mi corazón, quiero acercar esta lágrimas, para trenzarlas a tu dolor, para acompañarte en estos tiempos del dolor. Un abrazo fuerte Leo, Tupaj, ahora eres la sangre del indio que España no mató en sus conquistas, habrá que derramarla en letras.
(Ayer nomás mi hermana iba contenta a tu tertulia, nos dimos cuenta por tel de que las dos te conociamos, espero te haya salido bien. No te alejes del trabajo, es un cable a tierra, que evita que uno sufra al menos mientras se está en esa via)
Un amplio abrazo, amigo, y hasta pronto!

RODOLFO YBARRA dijo...

Un fuerte abrazo, Leo, y mi más sentido pésame. Alguna vez hablaste de tu padre --fue en una conversa lejana por el centro de Lima-- siento esas palabras como si fueran de hace un momento.

Harold S. Alva Viale dijo...

Querido hermano,
lamento mucho la pérdida de tu padre, recibe mi abrazo inmenso, mi fuerza Leo, pienso que lo mejor es pensar que nuestros padres están bien, que nos siguen mirando, que están allí, velando todavía por nosotros.

Anónimo dijo...

Desde lejos un abrazo Leo.




Txus

Pina dijo...

Estimado Leo:

No sé si de algo pueda servir un abrazo.
Aquí va y es sincero.

Anónimo dijo...

No me conoces, no te conosco, soy uno de los tantos lectores anonimos de tu blog. Sin embargo, quiero hacerte presentes mis condolencias, me hiciste recordar la muerte de mis padres y tambien mi decision de venir a Europa aunque no a España, y el destino por el que aqui, o en Peru, tengo que luchar, al igual que muchos que buscamos nuestros sueños lejos de casa. Las palabras a veces son inutiles, a veces no. Mis condolencias Sr. Zelada

Víctor Sierra dijo...

Lo siento, Leo.
Un fuerte abrazo, maestro.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Gracias a todos por sus mensajes.

Un abrazo.

PEPA DIAZ dijo...

La muerte de un ser querido prolonga la energía que nos habita y encuentra en su seno las raíces del poeta.
Estoy convencida que soportarás éste peso con la dignidad del indio sabio al que acompañan sus ancestrales espíritus.
Siento tu dolor amigo,como si fuera parte del mío.Siente tú mi eterno abrazo de amistad y ternura.
Un beso muy grande.
Pepa

sedemiuqse dijo...

Leo, que puedo decirte, nada, nada, solo siento y siento y siento y siento.
besos

Álvaro dijo...

Un abrazo fuerte Leo.
Nos vemos pronto.

Palmira Ortiz dijo...

Estimado Leo
Espero que sirva en estos momentos un abrazo desde la distancia. Recuerda que Dios siempre nos lleva de su mano, en los momentos más difíciles y tristes de nuestra vida, nos carga entre sus brazos y da los pasos que en esos momentos nosotros no podemos dar. LO SIENTO MUCHO QUERIDO LEO, QUE TENGA MUCHO ÁNIMO QUE PRONTO LOGRE REANIMAR SU ALMA PARA SEGUIR ADELANTE CON SU VIDA.
Palmira Ortiz - Monterrey. México

Hans dijo...

Amigo Leo:

Mi más sincero pésame por la muerte de tu padre.

Parte de nuestra identidad nos la han dado nuestro progenitores y , cuando se muere alguno de ellos, es como morirnos un poco.

Un abrazo.

Antonio Gómez H.

Dani dijo...

Hola Leo.

Me entero ahora de esta triste noticia, tan tarde y tan lejos. Espero que estés bien.

Un abrazo pacífico.

Daniel

Leo Zelada Grajeda dijo...

Gracias nuevamente a todos por sus mensajes. Me ha aliviado mucho no encontrarme solo en esta perdida.

Un abrazo fuerte.

Annabel M. Z. dijo...

Lo siento.

Anónimo dijo...

un abrazo entrañable y fraterno Poeta.
Tú padre vive en el quechua que irradiarás como las luces.