martes, diciembre 16, 2008

Asaltos Bizarros al Circuito Literario de España


Estas incursiones empezaron en la Biblioteca Nacional. Allí fuí a escuchar al poeta Ángel Guinda, quien tiene la extraña particularidad de leer bien. Recordemos que hay poetas como Neruda cuyas lecturas de poesía eran tan letales, que podían hacer dormir sin problemas a una docena de elefantes. La voz de Pablo era totalmente somnífera.Los íntimos fuimos al Café Lucero. Allí, tuve una interesante tertulia con Enrique Gracia Trinidad, sobre la riqueza de la Lengua castellana. Mientras, Ángel Guinda le decía a Enrique que yo era un gran poeta; y Enrique le contaba que me defendió, una vez que tuve un altercado con Juan Torres, el presidente de la Asociación Prometeo de Poesía, en Sala Trovador -cuando recién llegue a Madrid el 2005-. En ese recital de la indignación, leí con tanta fuerza e intensidad que dejé callado a ese monárquico, y me gané los aplausos de los asistentes.
La semana pasada, fue la noche de entrega de los Premios Ojo Crítico, en el Círculo de Bellas Artes. Fuí con Paco Sevilla, que había ganado dicho premio en la rama de Poesía. El gran homenajeado fue Almodóvar, al que dieron el mismo premio en la modalidad de cine. Todo un grupo nos fuimos a festejar con Paco a la Fundación Hispánica. En ese lugar me encuentro con un poeta con el cual he tenido fricciones, debido a un homenaje al poeta Carlos Oquendo de Amat, que hubo en Casa de América. Allí escucharía consternado a los catedráticos de la Universidad Complutense. Estos prácticamente castraron la visión crítica de Oquendo, para presentarlo como un supuesto poeta “puro”. Para colmo, el agregado cultural de Perú dijo que Oquendo nació en 1927, fecha, más bien, donde se publicó el libro Cinco Metros de Poemas. Todo esto, motivó mi indignación que hice patente cuando me toco hablar en dicho evento(estaba invitado a leer) ; del cual luego de decir que Amat fue miembro del Partido Comunista peruano, y que dicho poemario vanguardista también es una crítica al sistema de valores de la civilización capitalista. Me retiré en son de protesta.
El sábado hable por teléfono con el narrador José Ángel Ordiz . Me dijo que se había visto con Luís Antonio de Villena en Asturias. Villena le hablo que nos conocíamos hace tiempo y que tenía yo un gran futuro en España. Hasta ahora me acuerdo cuando le comente a Luís de mi viaje a la aventura desde Perú hasta Estados Unidos tratando de imitar a Rimbaud y el me dijera que mi viaje había sido mucho más lejano, puesto que Yemen y Etiopía estaban cerca de Europa.
El domingo fuí a la Jam Session de relatos del club Bukowski. Leímos: el mítico Gonzalo Torrente Malvido- hijo de Gonzalo Torrente Ballester-, Carlos Salem, quien hace unos meses ganó el premio a la primera novela, en La semana negra de Gijón y yo un fragmento de mi reciente acabada novela. Me gusta el ambiente de los domingos. No hay tanta gente como en las Jam Sessions de poesía, que son los miércoles. Hay más silencio y se escucha mejor lo que se lee.Madrid es uno de los centros culturales del mundo y sus noches son una fiesta continua y permanente.

2 comentarios:

bárbara dijo...

hola Leo
a ver si nos vemos antes de que acabe el año!
me lo pasé muy bien el miércoles pasado, gracias
(aunque la próxima vez a batania no le dejamos beber que me monta un piquete improvisado)

cuídate mucho

B.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Hola Bárbara,

Claro te llamo por teléfono y quedamos. El miércoles estuvo bien pero en lo sucesivo alejaremos la botella de licor de Batanía que se le sale el piquetero.

Un beso.