viernes, octubre 19, 2007

Poema Illa Tejsi Wiracocha, extraído de la Antología Poética del Imperio Inka: Traducción Leo Zelada y Braulio Grajeda Challco

Illa Tejsi Wiracocha
¡Oh Wiracocha, divino resplandor del universo!
creador de la luz,
ungido para guiar a los hombres.
Como está escrito en las antiguas leyendas
tu voz reside en nuestro interior.
Padre verdadero al cual veneramos.
¿Donde empieza tu estela?
¿Dónde se encuentra tu origen y final?
Tú vives en el celaje azul de los cielos,
y descansas dentro de la profundidad de las cavernas.
Estas en todas partes como el agua
¿Tu poder reside en esa eternidad?
Escúchame venerable dios,
donde te encuentres,
así esté andando como un pequeño gusano
detén tu mirada hacia mí,
pues yo no puedo ver tu destellante rostro,
mis ojos no tienen la fuerza para contemplarte,
así deseara no puedo verte,
mi visión es débil.
Tú solo apareces ante mí
cuando cierros mis parpados,
dentro de mi cuerpo estas,
pues tú conoces
mi estirpe inka,
tú siempre oyes lo que digo,
escuchas en silencio,
en lo oculto, todo lo que hago.
Tu presencia es omnipresente
como el fuego eterno,
dispones de todo poder
para que el fluir del mar continué,
creaste al astro sol
para hacer las auroras,
a la luna,
como recipiente de estrellas y luceros
para que en las noches oscuras
nos alumbre como madre.
¡Oh divino Wiracocha hacedor del cosmos!
bajo cuyo mandato nos encontramos,
cumplimos tus leyes
y solo a ti te veneramos,
en esta tierra vivimos
solo por el camino que nos has señalado,
Ida y vuelta lo estamos recorriendo
sin quebrantar en modo alguno tus designios.
En este valle estamos
desde nuestro nacimiento sagrado
y aquí permaneceremos
hasta volver a la madre tierra.

2 comentarios:

More Baker dijo...

Leo qué buen material!!
Ando de prisa, te comentaré luego.
Mis saludos y respetos por cumplir tu palabra.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Me alegro que te haya gustado esta traducción mia. Soy un hombre de palabra.