martes, septiembre 18, 2007

Monólogo de un poeta maldito

En el fondo toda tu vida había sido una huida constante y sin retorno. ¿Qué era entonces lo que te sorprendía? Extranjero de tu propio ser ¿Verte en realidad fuera del circuito intelectual? ¿Lejos de tus amigos de los cuales buscabas afanosamente la aprobación a través de un escándalo o una frase irreverente alrededor de una botella de licor? Te creíste el cuento del poeta maldito, idiota. ¡Piensa!, Baudelaire acabó confesándose en el último suspiro ante Dios, Gauguin escribió "Noa Noa" para ganar dinero con el exótico patetismo de búsqueda que tienen los europeos y aunque te duela Nietzsche escribió todas esas cojudeces imprecatorias porque no tuvo el valor de cogerse a su hermana.
No, esta no es una escenografía cualquiera de tu atormentado intelecto, ni una fantasía etérea provocada por el consumo excesivo de alcohol, esto es lucidez permanente, esto es tu infierno, lacerante como esos tres gramos de cocaína ingeridas de golpe en tu aplanada nariz.
No hay lugares donde huir, yo soy tu oculta proyección en el vacio.
Poeta, esta es la era postmoderna: desangrarse en levedad

5 comentarios:

Anónimo dijo...

que cara compadre

almatina dijo...

Los "grandes nombres" sólo son nombres, mientras la vida real les espera a la vuelta de la esquina, y les pasa la factura, como a todos, a primeros de mes.

Leo Zelada Grajeda dijo...

No entendi bien tu mensaje Almalatina,pero me da gusto de verte en mi blog.

e dijo...

qué pasa tío!
te veo provocador
jajaja
mientras no me toques a mis malditos preferidos te lo dejo pasar!
jajajaja

un abrazo y salud y forza al canut

Leo Zelada Grajeda dijo...

Habla cuñao que dice Barcelona?.Bueno, si por un momento casi vuelvo a ser el poeta maldito de siempre jejeje.

Un abrazo y a conquistar catalunya se ha dicho.