sábado, junio 17, 2006

Madame Bovary:Los orígenes de la novela y su devenir moderno. Gustave Flaubert por Leo Zelada.


Gustave Flaubert, el creador de Madame Bovary, nació en Francia en 1821 y murió en 1880. Su vida transcurrió plenamente en el siglo XIX, en medio de la vorágine de una nueva revolución industrial –no sólo en Inglaterra, sino en Francia, Alemania, Estados Unidos y Japón–, es decir, la producción mecanizada europea se había convertido en una fuerza capaz de conquistar el mundo.

Flaubert intuye este naciente tópico y concluye que la literatura debía ser vista como un objeto de mercancía. Así opta por replegarse en su esfera interior para crear una obra como Madame Bovary, que no da concesiones al facilismo, como bien lo señala Mario Vargas Llosa, en su obra critica La orgía perpetua. Dice allí: “Flaubert escribió en un período que, debido al crecimiento industrial, sobrevendría una enorme expansión del mercado literario, y la novela sería aceptada como el género más popular, entre los sectores ganados por la lectura... Por primera vez se iba a plantear... el peligro de la emasculación de la vocación literaria, a causa de la dependencia de la industria, es decir, el profesionalismo del escritor, que en la práctica equivaldría en innumerables casos a su recuperación por parte de la sociedad a un control de trabajo mucho más eficaz que proponía el mecenazgo antiguo... Hay una institución angustiosa de ese peligro en Flaubert...”La novela tiene sus antecedentes más antiguos y precisos en la épica griega y en la novela de caballerías. Si bien es cierto que la novela moderna parte de estas embrionarias formas influenciadas por la concepción de la épica, la novela en su desarrollo, por el hecho de ser un género totalmente nuevo, nació como un género acanónico, según Bajtin, porque ésta se encuentra cambiando constantemente y por ello la no-asimilación total a ningún modelo. La novela se vincula directamente desde su nacimiento con la realidad presente, como señala Bajtin: “Entre los grandes géneros, tan sólo la novela es más joven que la escritura y el libro y sólo ella está adaptada orgánicamente a las nuevas formas de recepción muda, es decir, la lectura; pero lo que es más importante, la novela a diferencia de otros géneros no cuenta con modelos... La novela no es simplemente un género entre otros géneros: es el único género en proceso de formación, entre géneros acabados desde hace tiempo y parcialmente muertos.”

La novela, al ser, pues, un género que busca la supremacía sobre otros géneros, en su devenir rompe definitivamente con el universo épico. Dice Bajtin: “La novela se ha convertido en el héroe principal del drama de la evolución literaria de los tiempos modernos, precisamente porque expresa mejor que otros géneros las tendencias de la evolución del mundo, ya que es el único género producido por ese mundo nuevo y emparentado en todo con él. La novela ha anticipado y anticipa en muchos aspectos la futura evolución de toda la literatura.”La novela, por ello, llega históricamente con en el libro de las aventuras del ingenioso Don Quijote de la Mancha, de Cervantes, obra en la que se presenta una posición antagónica de lo épico. Allí se puede ver una destrucción de la distancia de la épica a través de la utilización de la risa y la parodia. Bajtin manejó un racionamiento anacrónico para delinear su teoría sobre las características de la novela y el héroe novelesco, mezclando los tiempos en su libro que nos ha servido como base teórica para llegar a mediados del siglo XIX con Madame Bovary a las nuevas formas de la novela moderna. Para finalizar, diré que con Madame Bovary, la gran novela de Flaubert, estamos, pues, ante una obra portentosa en la que el autor construye el desarrollo de los héroes novelescos, utiliza de manera magistral el estilo del discurso indirecto y la distancia del narrador con lo narrado por los personajes, sentando las bases de la novela moderna. Esta es, en suma, una visión formal de la literatura contemporánea, en donde se observa claramente el proceso de autonomía del arte y la literatura, que será hasta nuestros días el espíritu de la novela moderna.

6 comentarios:

Mary dijo...

Hola, Leo,
A Flaubert le debo mi encuentro formal con la literatura y a veces le achaco mi atormentado entorno amoroso... Tal vez no fe una influencia positiva empezar a leerlo con los primeros amores

Ah! Y no lo he fotografiado, pero he estado en él...

Sonrisas

Mary dijo...

Hola, Leo

A Flaubert le debo mi primer encuentro formal con la literatura y a veces le achaco mi atormentado historial amoroso... Tal vez no fue una influencia positiva empezar a leerlo con los primeros amores...

Ah!, no lo he fotografiado, pero he estado en él...

Sonrisas

estrella fugaz dijo...

He visto el comentario que me dejaste en mi blog, y al pasar a leerte me encuentro con que te dedicas a la escritura, y me ha resultado muy halagador que te haya gustado mi cuento.
El libro de Madame Bovary me lo he comprado este año en francés, aprovechando el buen precio de los libros aquí, vivo en Bélgica, pero todavía no lo he leído, aunque no tardaré mucho.
Un saludo

Leo Zelada Grajeda dijo...

Mary,

Parece que Madame Bovary ha marcado a muchos y ha iniciado erraticos senderos amorosos jajaja.

Tus fotos me gustan mucho.Haber si haces una de Flaubert.

Un abrazo.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Estrella Fugaz,

Pense que vivias en España.Si me gusto tu cuento y recale en tu blog de casualidad por que estabas de un link de una amiga escritora.

Lee Madame Bovary,estoy seguro que te encantara.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Che algien me puede decir cuales son los antecedentes de la novela moderna?