martes, noviembre 20, 2007

Gauguin retratando a una muchacha en Arlés


Campo de trigo
brazas de oro
cielo azul
intenso
y sus cúmulas nubes
sándalos
de fresa
incandescente
brisa de miel
en vellos salvajes
como racimos
de uva y lúcuma.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En este poema de Zelada puedo ver soterrado el recorrido de Paul Gauguin, desde su cómoda vida como agente de bolsa hasta su muerte romántica en las Islas Marquesas de los Mares del Sur: ofrecía, por fuerza, una paleta más rica para el arte de Zelada. Gauguin, a quien nunca le interesó mucho la vida de Madame-la-Colère, su sulfurosa abuela, es seguido a través de su previsible ansiedad de ruptura con la civilización occidental. El pintor sólo logrará ese cometido a través de sus cuadros, pues en Tahití y en las Islas Marquesas se topa con la naciente e irremediable corrupción colonial, deshaciéndose en sus manos el sueño de un paraíso sobre la tierra. A cambio, Gauguin, como lo corroboró Victor Segalen al seguir sus pasos, encarnará a un nuevo tipo de civilizado, ese exota que sólo se alimenta de lo que le es ajeno. Pero, una vez más, el sentimiento más poderoso que se desprende de la escritura de este poema de Zelada Grajeda es la piedad. Es fascinante ver cómo este vate peruano va dibujando la desaparición clínica de Gauguin, esa enfermedad impronunciable que acabará por oscurecer por completo el horizonte de un ser fervorosamente encomendado a Eros: LA FLOR DE ALHELI

J.E. Pacheco

Anónimo dijo...

En este poema puedo percibir una alegoría inusual a tus años en el grupo NEÓN. El pasado se dibuja, quieto e itinerante, como si estuvieras otra vez en San Marcos, desentrañando los problemas del Perú con tu seriedad impasible. No me atrevo a encontrar comparaciones próximas, pero noto que Romualdo y Baudelaire se cobijan en tus entrañas y así encuentras una profundidad que alcanza un nivel ponderado que pocas veces te he visto.

VC

Edryas dijo...

Hacia mucho que no te leía y, ya ves, aquí me tienes poniéndome al día.

Es como si Gauguin hubiera pintado en los valles interandinos, que es el único sitio donde crece la lúcuma.

Admiro tu audaz uso de las proparoxítonas.

Leo Zelada Grajeda dijo...

¿Sabias que la familia de Gauguin tiene raíces peruanas?. Vargas Llosa escribió una novela sobre ese parentesco. El poema utiliza técnica de vasos comunicantes en esa relación.