domingo, octubre 15, 2006

La amistad inclaudicable de Borges y Bioy Casares



Pocas veces se ha visto en la literatura una amistad tan profunda y entrañable como la que sostuvieron Jorge Luis Borges y Bioy Casares. Dentro de muy poco esta por salir publicado simultáneamente en España y Argentina por editorial destino los diarios de Adolfo Bioy Casares, en los cuales nos relata detalles reveladores sobre su gran amistad con Borges. Es un texto de mas 1,600 paginas detallados con rigor y minuciosidad. Por supuesto esta será la gran novedad editorial del año en Buenos Aires y el mundo, pues es toda una bomba literaria para los amantes del insigne escritor Argentino. Aquí en España ha salido el día sábado 14 dos artículos que hablan sobre este libro en el diario El País. En uno los textos aparecidos en El País se lee una adelanto de este libro donde Bioy registra la ultima comunicación telefónica que tiene con Borges y que debo decir que me estremeció y no dejo dormir en paz toda la noche.


Este libro por los fragmentos que se ha filtrado a la prensa, parece revelar un Borges totalmente mas humano, lleno de contradicciones y de fragilidad por momentos. Un ejemplo de ello es la revelación que hace Bioy según el cual, Borges vivió los últimos años de su vida con el temor constante de no molestar o darle la contraria a Maria Kodama. Lo cual se prestar a muchas interpretaciones. En este libro hay la revelación de datos íntimos que podía parecer en su conjunto una desleal infidencia de la vida privada de Borges, pero creo yo que es mas la intención -creo yo- que tiene Bioy por tratar de presentarnos un Borges mas humano, sentimental y complejo que el autor cerebral al que estamos acostumbrados a adorar.


Creo yo que Borges se mostraba en su real humanidad en su amistad con Bioy. Prueba de esta amistad son sus declaraciones polémicas y desenfadadas sobre la literatura y la cultura de su época, sobre su obsesión mutua por la palabra precisa, sin dejar de lado lo lúdico y el universo mágico de la imaginación que a ellos tanto les fascinaba y los hacia declarar de los temas mas diversas con una ironía que raya la genialidad. A continuación les entrego unos fragmentos de este libro Bioy Casares sobre Borges aparecidos en el diario El Clarín de Argentina, espero sean de su agrado.


1950

Miércoles, 28 de junio.


Borges llegó ayer de Tucumán. Contó que, recorriendo la ciudad con unos profesores, llegaron a un triste barrio de ranchos de paja (…). Uno de los profesores dijo: "Este barrio es muy peligroso. Hay muchos malevos", y aclaró que no había verdadero peligro de ser atacado por ladrones o asesinos, sino por homosexuales. "Todos los malevos son homosexuales". Ante la sorpresa de Borges, el doctor explicó: "La bicicleta excita al malevo. El movimiento, usted comprende. Además, el malevaje es muy inclinado al ciclismo. Si uno va en bicicleta y ve a otro de a pie, se ofrece a llevarlo. Los dos se excitan, dejan la bicicleta… Una vez, con el doctor X, vimos a dos malevos en una acequia. El doctor dijo: 'No hay por qué escandalizarse. Total a todos nos gusta'".


1952

Martes, 6 de mayo.

Borges me habló de un artículo que hace años Francisco Romero publicó en Sur; en él nuestro mayor filósofo llegaba a la conclusión de que las dos operaciones esenciales y tal vez únicas de la actividad humana eran unir y separar. Borges comentó: "Es un presocrático. Tiene todo el pasado por delante". Viernes, 30 de mayo. Habló de Flaubert: "A pesar de lo mucho que se esforzaba por escribir, las frases no le salían bien. Cae, como Lugones, en un estilo burocrático que apaga el interés del lector. No trata de ser interesante; la impresión que da no es de impulso, sino de insistencia en una materia ingrata. Después de leer La tentación de San Antonio a sus amigos, le dijeron que debía dejarse de asuntos grandilocuentes, que debía buscar una historia chata. Para contestar a esos amigos escribió Madame Bovary. Qué idea de la literatura y del arte. Llegó hasta a buscar la casa donde habían vivido Bouvard y Pécuchet. Qué diferencia con Henry James. Cuando a James le contaban una historia que le parecía que le daba tema para un cuento, una vez que había oído lo esencial acallaba a los narradores: no quería oír demasiadas explicaciones ni detalles; con lo esencial trabajaba su mente y un tiempo después producía un cuento. Un método más lúcido que el de Flaubert".


1953

Domingo, 30 de agosto.

Hablamos de Shakespeare. Dice que en literatura fue un amateur, the divine amateur; lo compara con Dante, verdadero literato. Recordó que las piezas de teatro no se consideraban literatura: las escribían de cualquier modo, con argumentos ajenos y hasta confusísimos. (…) Bioy: "Tal vez si se hubiera cultivado y esmerado, quizá habría perdido esa inflamada y feliz elocuencia, que es probablemente la mejor de sus virtudes. Cuando quiere ser un escritor, en los sonetos, se pierde en antítesis y en sutilezas fútiles".Domingo, 1 de noviembre. Hablo con Borges. Ayer estuvo en casa de Ricardo Rojas, con la comisión de la Sociedad de Escritores; había allí mucha gente, que iba a saludar a Rojas, porque se cumple el cincuentenario de la publicación de su primer libro. Borges: "La casa parece un museo: un museo dedicado a él mismo. En vitrinas había ejemplares de sus libros. En marcos, páginas de Caras y Caretas, con uno de sus sonetos. Lisa Lenson [Luisa Mercedes Levinson] se dio cuenta de que todo eso era un poco raro". Bioy: "Se dio cuenta porque sabe que Ricardo Rojas es un viejo ridículo". Borges: "Tenés razón. Tal vez todos propendan a eso, pero Ricardo Rojas dispone de más materia prima. Yo pensaba: qué rico es Buenos Aires; pensar que a dos cuadras de esa casa estaba la tuya, y a dos cuadras la de Xul [Solar]. No es extraño que esa gente coexista en el espacio, sino en el tiempo". Bioy: "¿Estaba Palacios?". Borges: "Sí, es claro". Bioy: "¿Se confundieron en un abrazo y quedaron contentados?". Borges: "Debían haber peleado. Es gente del tiempo de los gauchos con barba y galera. Había una gran biblioteca y yo pensaba: 'Tal vez no haya un solo libro que se pueda leer. Puro Martí; o ni siquiera Martí, González Arrili'. La casa tiene un patio andaluz, con adornitos incásicos: Ollantay. Qué raro que Victoria [Ocampo] estuviera allí. Es un descenso". Bioy: "No. Es el descenso de la reina a las galerías de los mineros galeses". Borges: "Tenés razón: aquello era muy oscuro. Le di la mano y comprendí que había cometido una gaffe. Había que abrazarlo. ¿Te das cuenta? Abrazarlo porque hace cincuenta años que publicó un libro del que debería avergonzarse. ¿Viste los sonetos que publicó hoy en La Nación? Son pésimos. La gente dice que son malos porque son grandilocuentes. Es difícil ser grandilocuente: hay que saber serlo. Este lo es del modo más sonso, acumulando palabras como sublime".


1954

Domingo, 20 de junio.

Borges me habla de un malevo Ibarra, a quien le gustaba disfrazarse: "¿Cómo no les va a gustar el carnaval? La idea que tendrán del cielo será el corso de Lomas". Yo había oído Ibarra y creía que a Néstor le gustaba disfrazarse. Borges: "Seguramente. Se ha de pasar todo el año esperando el carnaval". Martes, 7 de diciembre. Me cuenta la lectura de Manucho de unos apuntes para una novela en preparación: "No parte de una situación o de unos personajes. Parte de una situación que no es nada. Por ejemplo, una vieja que vive sola en una quinta. Después agrega episodios que le divierten, homosexualidad, porque es moderna (?), algunos muchachos que él conoce, la historia de ese príncipe portugués que fue al baile y que nadie se le acercaba porque no sabían cómo tratarlo, si de 'alteza', 'monseñor' o 'señor' y que al final se quebró ese hielo y conoció le tout Buenos Aires. Yo creo que escribe novelas porque es chismoso. Después el lector se pregunta lo que quiso decir el autor, y es precisamente lo que el autor nunca supo". Comenta también: "La gente dice que la Historia de la filosofía (o el Diccionario) de Ferrater Mora es bueno porque figuran en él las filosofías de España y de la América Latina. Es una idea muy casera. Buscan a Francisco Romero y lo encuentran. Es como si se alegraran de encontrar en una enciclopedia de medicina a la Madre María… La gente que elogia ciertas historias de la literatura en diez Es como una fotografía a la que le pegaran un pedazo para añadir personas que no salieron, o un cuadro alegórico al que se le agregara, para exponerlo en Buenos Aires, las figuras de San Martín y de Belgrano. Ha de haber una edición bantú, con un tomo sobre la literatura bantú, firmado por una autoridad caníbal, desnuda y retinta".


1955

Martes, 14 de junio.


Hablamos de Proust. Yo le dije que lo que me parecía muy acertado en Proust era la inseguridad de la posición -social, económica- de la gente. "En la primera parte de una frase -exageré- se insiste sobre la solidez de una persona; en la segunda parte, se muestra un precipicio por el que esa persona puede desmoronarse. Se muestra la fragilidad de las fortunas, de las posiciones sociales". Borges: "Sí, está muy bien. Muestra los seres dependiendo unos de otros. Describe una sociedad en la que todo tiene importancia, en la que los seres pueden progresar o hundirse por acciones aparentemente intrascendentes. Pero la describe con perspicacia". Bioy: "Una sociedad horrible frecuentemente es el tema de los novelistas franceses actuales, pero estos libros modernos dan una impresión de sordidez; Proust, no". Borges: "En Proust siempre hay sol, hay luz, hay matices, hay sentido estético, hay alegría de vivir". Jueves, 15 de diciembre. Comen en casa los Mallea, Gustavo Casares, Alicia Jurado, Borges. Gustavo ponderó a España: "Qué lujo. Y qué miseria. En la iglesia de no sé qué pueblito, había que ver la plata del altar y las diademas de la virgen y uno salía ¡y qué miseria! La gente no había cambiado: era la misma del tiempo del Greco. Había un cura flaco, vestido de negro, y seguido de otro cura, de colorado, y de no sé cuántos monaguillos. Y estaban -están por todas partes en España- los enanos y las meninas de Velázquez: los quasimodos más horrorosos. El dominio de la Iglesia es impresionante: tienen a la gente en un puño, se meten en todo y embuchan el dinero". Borges: "Enumera horrores como si fueran ventajas y virtudes". Helenita Mallea: "A María Elena Walsh la corrieron porque bajó de pantalones. Qué maravilla un pueblo que conserva así la manera de ser". Borges: "Entre los esquimales encontrará aún más prejuicios. Helenita: "No me hable de esquimales: viven en lugares fríos y a mí el frío -brrrrr- me horroriza". Hablaron de lugares en donde uno viviría; yo mencioné Inglaterra, Francia, Italia, Suiza, España; Borges estaba de acuerdo: Inglaterra, Suiza, España le gustaban para vivir, pero "¿quién puede vivir fuera de Buenos Aires?", agregó.

14 comentarios:

Paula dijo...

Lo cierto es que entran deseos de ahondar más y más en la amistad de estos dos personajes...

gracias por el post

Saludos

Patricia dijo...

Muy interesante este blog, nunca había estado aquí. Pensaré lo del taller si aún quedan plazas libres. Un saludo.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Patricia,


Me alegro que le haya gustado mi blog. Aùn puede participar en el taller,inscribiendose el mismo sabado 21 a las 4 y 30pm en Vicente Ferrer 25(metro Tribunal) club Bukowski.Quedan unas plazas libres aùn.



Saludos.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Paula,

Asi la vida de estos dos grandes escritores fascinante.


Gracias a ti mas bien por tu comentario.

Antonio Alviárez dijo...

Una amistad entre escritores, es un escape con válvula para fines mutuos.
Saludos Leo

Luisa dijo...

Gracias, Leo, por traer estos párrafos. Hay que esperar con impaciencia sin duda los diarios de Bioy Casares. Su complicidad fue sin duda de una fertilidad impagable para la literatura. Cada uno por separado merecen un capítulo aparte en la historia de la escritura. A mi me gusta más Borges. Pero es un gusto personal.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Antonio,

Y algunas amistades son muy productivas y entrañables.

Un abrazo.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Muchas gracias Luisa por tus palabras.A mi tambièn en lo personal me gusta mas Borges.

Usted escribe?.

Saludos.

Trini dijo...

Pues parece un libro interesante, lo tendremos en cuenta.
He leído a Borges, pero nunca a Bioy, será cuestión de empezar a hacerlo.

Saludos

Leo Zelada Grajeda dijo...

Trini,

Me alegra que te interese este libro.La obra de Bioy es casi tan importante como la de Borges.

Un abrazo.

Magda dijo...

Disculpa que casi no pueda corresponder tus visitas, pero el trabajo me tiene casi presa. Siempre es un placer leerte. Este texto me ha gustado especialmente, esta amistad es para hablar horas.

Muchos saludos

Egosum dijo...

Excelente, acabo de pedirlo a mi librería. Que vaya todo bien. Slds.
S.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Asi es Magda,

Esta amistad es unica e irrepetible.

Un abrazo hasta Mèxico.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Egosum,

Espero disfrutes de la lectura.

Un abrazo hasta Valencia.